viernes, abril 11, 2014

Reseña: Wolf Creek 2 (2013)

La primera Wolf Creek (2005) fue una de esas películas que por lo visto le gustó a todo el mundo menos a mí, lo que hace de esta segunda parte una sorpresa aún mayor, algo que no me esperaba para nada puesto que no tenía muchas esperanzas de que saliera bien. De hecho, se puede decir que mi principal interés por verla era el regreso de Greg McLean, director de la original y que aquí repite al mando del proyecto, con lo que estaba claro que habría algo más que una secuela en piloto automático hecha simplemente por la pasta. Y es así; Wolf Creek 2 (2013) repite la misma estructura de la original, es cierto, pero al mismo tiempo va más allá y sabe por lo menos dar algo extra a aquellos que hayan disfrutado de la primera parte. Es una secuela a la vieja usanza, que toma aquello que funcionó de la original y lo amplifica.

Pero lo mejor de todo es que esta reverencia hacia el camino ya trazado no aliena al espectador novato; el hecho de que se repita una historia muy similar hace que no sea necesario haber visto la película original para poder entender de qué va todo porque lo hemos visto en muchas otras cintas similares: mochileros en un paraje exótico (en este caso Australia) que son acosados por un terrible asesino que gusta de torturar física y psicológicamente a sus víctimas. A sabiendas de que debe ofrecer aquello que gustó de la primera parte, McLean hace esta vez la película mucho más centrada en el asesino, quien tiene más tiempo en pantalla (de hecho aparece desde el principio) y es quien posee la inmensa mayoría de los diálogos. El desmedido énfasis en el villano pone más en evidencia la falta de un protagonista interesante entre las víctimas, que quedan relegadas a un segundo plano y que sufren ante el hecho de que es precisamente John Jarrat y su exageradísima actuación quien termina echándose la película sobre los hombros.

Esta cambio de foco, sin embargo, es lo que trae las cosas interesantes de Wolf Creek 2. La trama no sólo comienza muy rápidamente sino que además suceden muchas más cosas que en la primera película, y se ahonda más en los motivos y el mundo del asesino, aunque no siempre con la misma efectividad (hay una larguísima secuencia de tortura que en mi opinión se extiende demasiado). Las mayores dosis de humor negro también da pie a situaciones un tanto disparatadas como una secuencia con canguros que me pregunto si no pertenece a una película distinta, pero en general se trata de una cinta muy cruel y pesimista en la que se resalta todo aquello que caracterizaba a la primera, como el carácter xenófobo del asesino y su discurso de odio hacia los extranjeros habitual en este subgénero de turistas muertos.

Como si esto fuera poco, McLean decide llevar su cinta hasta las últimas consecuencias cerca del tramo final, cuando nos lleva a la guarida del pyscho-killer y da comienzo a una secuencia demencial que va mucho más allá de lo que la original alcanzó, con un subtexto de violencia sexual y canibalismo que la primera cinta no tenía. Ha sido precisamente esta secuencia la que me ha perturbado más y la que ha terminado haciéndome recordar la película, cosa que la primera no consiguió hacer. En nuestros tiempos actuales, cuando ya el género de survival horror parece haber dejado atrás las preferencias de gran parte del público, probablemente Wolf Creek 2 no cause la misma impresión, pero en lo personal pienso que es una película mucho más interesante de lo que la original fue, y si aquella os gustó esta es una que tenéis que ver. Teniendo en cuenta lo poco que me esperaba de ella, ha sido una auténtica sorpresa de las que no suelen venir muy a menudo y cuyo único error ha sido precisamente el llegar a destiempo casi una década más tarde de lo que se le esperaba.

2 comentarios:

Manganzon dijo...

'' Wolf Creek 2'' Fue una muy buena película. Fue muy popular en ese momento. A todos nos encantó esta película. También me encantó esta película. Es muy interesante. gracias por recordar a este ..

Nando dijo...

Acabo de ver la película ya que me gustó la primera, no es que me encantara pero estuvo bien. Sin embargo esta me ha parecido malísima. Te da todo desde el minuto 1 y por culpa de eso se vuelve un coñazo. Lo único interesante la parte final recorriendo la guarida del catetillo asesino. Aparte ya para rematar la mala película, se ve que el director se la toma a coña con la musica de la selva y los canguros....
Mala mala...