domingo, noviembre 16, 2014

Reseña: The Babadook (2014)

The Babadook (2014), la nueva sensación del cine de terror australiano, es una película que se puede ver de varias formas; la primera, quizás la más superficial, es verla como una historia de terror sobrenatural lanzada muy probablemente con la idea de seguir la estela marcada por el éxito de Insidious (2011), con la que tiene muchas semejanzas en cuanto a su estilo y su recreación del miedo con estética infantil. La segunda, la más interesante, es el equilibrio perfecto que consigue al tomar esos mismos elementos y trasladarlos al mundo adulto mediante una premisa que hemos visto muchas veces pero que en pocas ocasiones se ha llevado a cabo de forma tan efectiva.

Digo muchas veces porque la historia en sí es algo que hemos visto en más de una ocasión incluso en esta casa, que no es sino la representación de ese arquetipo cultural conocido como el "hombre del saco", una entidad terrorífica que no es tanto un personaje como una idea, y que la mayoría de las veces debe su existencia precisamente al hecho de que los personajes creen en él. Es eso más o menos lo que ocurre en esta película cuando una madre lee a su hijo un misterioso y tenebroso libro infantil e implanta en él (y en ella misma) la idea del monstruo que da título a la película, una criatura con abrigo negro, sombrero de copa y afilados dientes que comienza primero a poblar sus pesadillas para luego cobrar poco a poco una mayor presencia física a medida que su existencia se hace innegable. 

Con esta idea la película perfectamente podría haber tomado un camino mucho más convencional y explícito al que finalmente ha tomado, pero no es así. Parte del interés que reside en la historia es la forma en que la amenaza del monstruo no es lo único contra lo que la protagonista debe luchar, ya que sus noches de terror se intercalan con días desesperados al intentar lidiar con una severa depresión tras la muerte del marido, la inestabilidad laboral y los constantes cuidados que requiere un niño con serios problemas de comportamiento. Este punto, que normalmente es el lado débil de este tipo de cintas de terror con niños, aquí por el contrario es una de sus mayores fortalezas, y es precisamente lo que consigue trasladar la historia al terreno del que sin duda es uno de los mayores miedos del adulto: el fracaso absoluto ante una paternidad que te supera y la frustración que ello produce. Esta última idea es además la que otorga cierto carácter ambiguo a una película en la que el "Babadook" es real y a la vez irreal, tiene presencia corpórea pero es producto de la situación personal de una protagonista que en el fondo lo ha creado.

Esto último me parece clave porque una de las principales quejas que he escuchado acerca de The Babadook es que el origen del monstruo no es algo en lo que se indague mucho, cosa que no es para nada cierta. No voy a soltar detalles del argumento, por supuesto, pero a mi juicio la película deja bastante claro de dónde viene realmente la criatura al lanzar pistas muy obvias acerca de la pasada ocupación de la protagonista y del hecho importantísimo de que el libro está incompleto, dejando entrever el carácter indefinido de la amenaza. Por si fuera poco todas estas ideas están sustentadas además con una ambientación envidiable y una estética que está a medias entre la oscuridad infantil y el terror más clásico (de nuevo aquí las inevitables comparaciones con Insidious), unas actuaciones muy buenas por parte de un elenco muy pequeño, y en general una de las más interesantes películas de terror que hemos podido ver este año. 

5 comentarios:

Oz dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Ricardo, desde que vi el primer trailer de Babadook ya me dio ganas de verla, me despertó curiosidad. Si bien la historia es conocida como tú lo mencionas, resulta interesante por sus actuaciones y estética general. Excelente reseña como siempre. Un gran saludo, Oz desde:
http://terror-en-el-cine.blogspot.com/

Sir Laguna dijo...

No había visto que la había reseñado :)

Kevin Ruiz dijo...

Interesante película, el terror y la psicología van muy bien de la mano. La veré como sea.

Renaissance dijo...

Precisamente el enfoque que le dieron a la historia es lo que más me gustó. Si se hubiera quedado en una de "madre y niño amenazados por un monstruo con capa y sombrero", sería una película más de pasar la tare. Pero lo cierto es que al plantearla de una forma tan ligada al componente psicológico de los personajes es lo que la hace distinta.

Anónimo dijo...

esta película es muy buena respecto a las actuaciones, animaciones y producción...
pero, ALERTA ESPOILER:


que carajo? no me importa si el niño muere, si al mamá muere, si todo se va a la mierda me vale madres.
¡¡¿PERO PORQUE CHINGADOS SE TIENE QUE MORIR EL PINCHE PERRO?!!
el no tenía la culpa y era el que mas me importaba de toda la película :(
en serio que afán de joder la película >:|
el perro podía vivir en paz, y si, solo por eso le doy .5/10 y estoy siendo generosa >:|