martes, mayo 06, 2014

Reseña: Excision (2012)

Siempre la he visto catalogada como una cinta de terror, pero el carácter híbrido de Excision (2012) me parece más que evidente y el horror no es ni de lejos su componente principal. En realidad, esta ampliación de un corto de su director, Richard Bates Jr, es un drama juvenil muy en la línea de películas como May (2002), cinta que me vino a la mente en más de una ocasión. Al igual que la película de McKee, es principalmente el desenlace de la trama lo que vincula a esta producción con el género gore, eso y las recurrentes fantasías de su protagonista, sueños de corte surrealista casi siempre basados en la sangre y en la obsesión con procedimientos quirúrgicos.

Ni siquiera es una película centrada en un argumento; precisamente por tratarse de un corto alargado, la trama es bastante sencilla y en ocasiones repetitiva, causando que la mayor parte del tiempo se vaya en ahondar en la mordaz visión del mundo del personaje protagonista y su interacción sociópata con el resto de su entorno, y sobre todo con su asfixiante y autoritaria madre. Esto causa además algunas actuaciones realmente interesantes como la de Traci Lors, quien interpreta a la madre en lo que es probablemente el rol más exagerado de todos pero con una sobriedad que francamente no me esperaba en ella. Pero quien realmente se luce aquí es la protagonista AnnaLynne McCord, quien borda su personaje de joven atormentada principalmente gracias a un trabajo de caracterización que la hace genuinamente desagradable.

Como decíamos más arriba, esta no es realmente una película de terror sino un drama en el que lo más importante es el desarrollo del personaje principal a través de su misantropía, sus momentos de humor negro y su angustia general por complacer a su imponente madre y salvar la vida de su hermana enferma. Todas sus acciones en la película parecen dirigidas a un hecho final que se va presagiando a través de las imágenes oníricas de sangre y mutilación hasta desembocar en un clímax que constituye el verdadero punto de horror de la historia. Este final me ha dejado, lo confieso, con sentimientos encontrados; por un lado me pareció tremendamente previsible (sin haber visto jamás el corto, el desenlace se ve venir más o menos desde la mitad) pero por otro lado no me parece que esté plenamente justificado porque la película en ningún momento ha mostrado al personaje como alguien capaz de cometer un acto de ese calibre. Quizás esto me haya hecho sentir un tanto desconectado de ese final y me haya dado la impresión de que no le hace justicia al resto de la cinta.

De todas maneras, Excision me parece una película muy recomendable y ciertamente de lo mejorcito que nos llegó en el año 2012, y sobre todo un trabajo que merecía una distribución un tanto mayor. Las comparaciones con May y el resto de la obra de McKee son inevitables, y como en ellas, esta es una cinta para sentirse mal. Pero dentro de ese panorama de terror indie, el cual ya sabemos tiene sus propios clichés y lugares comunes ya bastante asentados, es una de esas que hay que destacar sin duda.

3 comentarios:

Cinemagnific dijo...

Joder, la vi y me marcó. Tiene fallos, pero desde luego no deja indiferente y el desenlace es de infarto. Una propuesta buena y diferente.

Cinemagnific dijo...

Joder, la vi y me marcó. Tiene fallos, pero desde luego no deja indiferente y el desenlace es de infarto. Una propuesta buena y diferente.

Kurazaybo dijo...

La vi hace unos meses asi que ya no tengo muy presentes los detalles, pero queria decir que me pareció una película suficientemente solida y refrescante que, dada su peculiar historia centrada en la obsesion y naturaleza indie, puede interesar a un publico que comunmente no busca una pelicula de terror.

Destacaría tambien la presencia, aunque breve, de Malcolm McDowell y Ariel Winter, conocida por la serie Modern Family.

Con respecto a peliculas independientes que mas o menos se apegan a una formula de terror, te recomendaria ver "Citadel".