viernes, marzo 15, 2013

Reseña: La matanza de Texas: La nueva generación (1994)

Dependiendo del prisma a través del cual se observe, La matanza de Texas: La nueva generación (1994) puede ser una de las películas más brillantes de la historia o una de las peores cosas que os podéis echar encima. Ciertamente es una de las más singulares entregas de la saga, y una prueba irrefutable de cómo la cinta original de Tobe Hooper se resiste a ser mercadeada como una franquicia rentable, motivo por el cual cada pocos años alguien siente la necesidad de reinventarla desde cero. Pues bien, eso es exactamente lo que esta cuarta entrega (escrita y dirigida por Kim Hekel, guionista de la cinta original del 74) parece querer hacer al evitar toda posible referencia o vínculo con las cintas anteriores más allá de un muy escueto prólogo narrado. Esta vez tenemos ante nosotros a otros chicos protagonistas y a otra familia de psicópatas caníbales, aunque la base argumental se repite previsiblemente una vez más.

Los problemas comienzan con una primera mitad terriblemente monótona y aburrida que repite casi por completo toda la historia de la original, incluso con escenas calcadas y guiños más que evidentes, pero banalizando el contenido de violencia al hacer las muertes intrascendentes y los personajes intercambiables. Al igual que en la película original, la mayoría de estos chicos son despachados desde bastante temprano, haciendo de la mayor parte de la cinta el sádico tormento por parte de los psicópatas de la familia a la chica protagonista. Toda la cinta está además plagada por una dirección caótica y unas actuaciones bastante desconcertantes, como si la mayor parte del elenco hubiese estado drogado durante el rodaje. En realidad todo desprende una atmósfera bastante desganada en la que incluso las reacciones de los personajes son inexplicables, como por ejemplo la de uno de ellos que hace una pausa para ir al baño en medio de una persecución (¡!).

De todas formas, lo más interesante de esta película, en el caso de que haya algo que destacar, está en la presentación de la familia de psicópatas de turno, cuyo canibalismo por cierto no está ni siquiera sugerido. La cinta no aclara si el Leatherface que vemos aquí es el mismo que el de la tercera entrega (o vamos, cualquiera de las anteriores) pero no lo creo porque es bastante distinto, menos dado a la corpulencia slasher y más al de una especie de mongoloide tan desquiciado que es prácticamente inhumano. El asesino de la máscara de piel es aquí un personaje secundario en todo momento, pero es curioso notar cómo esta película al menos recupera el carácter sexualmente ambiguo que mostraba en la primera parte, aunque aquí está exagerado hasta más no poder para subir el carácter grotesco de la familia, visible en otros aspectos como la pierna robótica de Matthew McConaughey, quien de todos los personajes es el uno que está representado con algo de intensidad. Es precisamente él el único actor del elenco que lo da todo y desborda con su exagerada interpretación de psicópata una película por lo demás bastante endeble. 

Cerca del final de la cinta es cuando se notan realmente las intenciones del director y guionista de hacer borrón y cuenta nueva y descartar todas las secuelas de La matanza de Texas, al dar un giro meta-narrativo al argumento bastante curioso y que la enlaza con otros horrores auto-conscientes como La nueva pesadilla (1994) o la reciente The Cabin in the Woods (2011). La idea no está del todo mal, lástima que venga empaquetada en una película tan caótica y desastrosa que parece más preocupada en adquirir las formas de un slasher convencional que en rescatar el realismo de aquella en la que se basa. Como ya muchos sabéis, La matanza de Texas: La nueva generación se quedó estancada en post-producción y no consiguió distribución comercial hasta un par de años después, cuando sus dos estrellas principales, Matthew McConaughey y Renée Zellwehger, se hicieron famosos con Tiempo de matar (1996) y Jerry Maguire (1996), respectivamente. Incluso corre el rumor de que los responsables del thriller de John Grisham intentaron parar el estreno de este desastre para que no dañara la reputación de su naciente estrella, cosa que tras ver esta película no me extraña para nada.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos señor Ricardo Riera o como se llamaba antes Hombre Lobo, siempre son interesantes sus reseñas, a continuación le sugiero una lista de películas para la reseña número 500:

1- Bad Dreams (1988) película de terror sobre el líder de una secta que acosa a la unica sobreviviente de un suicidio grupal, no voy a decir más de su argumento, es una película muy interesante y muy entretenida, algunos dirán que tiene influencias de la saga de Freddy Krugger, curiosamente aparece la actriz Jennifer Rubin la misma chica punk adicta de Pesadilla 3 guerreros de los sueños, Bad Dreams es conocido por los títulos en español como Pesadilla Mortal o Visiones 13 años después. Dirige Andrew Fleming.

2- Peeping Tom (1960) de Michael Powell es conocido por El Fotógrafo Del Pánico, thriller de terror de lo más inquietante, es sobre un asesino de mujeres, excelentes actuaciones del reparto, se dice que esta película arruinó la carrera de su director la crítica y el público la odiaron.

3- Homicidal (1961) Homicidio de William Castle el "King of Showmanship" este es otro thriller de terror, la película es impactante algunos la llaman la "hermana" bastarda de Psicosis.

4- The Relic (1997) La Reliquia de Peter Hyams una sabrosa película de monstruo a la actriz Penelope Ann Miller provoca comersela, tambien actúa Tom Sizemore, presten atención al beso de lengua entre "la bella y la bestia".

5- Mimic (1997) de Guillermo del Toro otra película de monstruo también deliciosa la heroina aquí es Mira Sorvino.

6- Child´s Play (1988) de Tom Holland el muñeco diabólico más divertido del cine.

7- El Gabinete del Doctor Caligari (1920) de Robert Wiene, solo diré Obra Maestra.

8- El Exorcista de William Friedkin (1973) sin ofender en un blog de cine de terror que todavia no tenga la reseña de este clásico inmortal es tan extraño, es como si alguien tenga un blog de películas románticas y no tengan la reseña de Casablanca.

9- The Hitcher (1986) de Robert Harmon conocido también como El pasajero de la Muerte o Carretera al Infierno, extraordinario thriller, maravillosos Rutger Hauer y C. Thomas Howell.

10- Demon Seed (1977) Donald Cammell, con Julie Christie de protagonista, este Engendro Mecánico es tan extrañamente perturbador, algunos le dan el título de culto, hasta en los Simpsons hicieron una parodia.

terrormaniaco dijo...

Jjaja, que nefastos recuerdos me evoca esta pelicula. Fue la primera que vi tras la original, asi que la decepcion fue aun mayor.

Por cierto, de las peliculas que propone el anterior Anonimo, hay un par que no conozco. ¡Muy buena lista!

Gokiburi kun dijo...

Definitivamente la primera es la mejor de lejos. (aunque yo vi primero la segunda XD)